Tu gato bebe suficiente agua

¿Tu gato bebe suficiente agua? Experiencia Felina

El agua y los felinos, uno de esos puntos que damos por hecho y que posiblemente no estamos haciendo de manera correcta, ¿sabes si tu gato bebe suficiente agua? Aquí te ayudaremos a saberlo y en caso de que no sea así te sugeriremos un par de acciones o consejos para darle solución a este importante tema para la salud de tu mascota.

Antes de iniciar les recordamos que ya nos pueden seguir en nuestras redes sociales, en FacebookTwitter e Instagram, comparte con tus amigos amantes de los felinos, es gratis y ayudas a que nuestra comunidad crezca.

¡Comenzamos!

De la sospecha a la preocupación y hasta la emergencia.

El líquido vital, posiblemente el asunto menos importante para las personas que somos dueños de mascotas; e incluso ese asunto que ni nosotros tomamos en cuenta cuando se trata de nuestra salud. Pues algunos de nosotros no acostumbramos beber suficiente agua en nuestra dieta diaria.

Hoy te vamos a platicar la importancia de este vital líquido en la vida de tu felino, tal vez te lleves una sorpresa.

Hace un par de días estábamos realizando la limpieza diaria de las cajas de arena de “Las Niñas” nuestras gatitas. Por una costumbre adquirida a lo largo de diez años con la más grande de nuestras gatitas (Chata).  Al terminar la limpieza de los areneros, suele acercarse para hacer sus necesidades en la arena recién limpiada y eso permitió que nos percatáramos de una situación que nos despertó cierta sospecha. 

El hedor que desprendía la orina de Chata era francamente penetrante y si ustedes conocen a sus mascotas, sabrán que existen diferencias en los olores de la orina de un gato sano y de uno enfermo. Como ustedes saben, las niñas están bajo supervisión casi todo el día y sabemos identificar cuando una de ellas tiene alguna enfermedad.

Eso nos ha permitido prevenir una o dos catástrofes; así que el primer consejo de este artículo es ¡Mantén los ojos abiertos y no ignores las señales!

El historial médico reciente.

Chata es un gato de edad relativamente mayor; pues tiene ya diez años y hace unos meses tuvo un episodio de infección en vías urinarias que fue controlado por su veterinaria de cabecera y que nos sacó del problema.

En aquella oportunidad sucedió lo mismo que ahora, todo comenzó con un olor penetrante de la orina y resultó, como les contamos, en una infección.

Estos resultados empíricos anteriores nos sugerían que en este caso iba a ser lo mismo, así que acudimos al veterinario. El problema es que la veterinaria de cabecera (díganle destino o no) estaba muy enferma, así que corrimos al centro veterinario.

Los famosos estudios de laboratorio (un drama).

Una vez llegados a la clínica y atendidos por una amable veterinaria, que luego de escuchar las explicaciones y preocupaciones de los padres.

Por fin nos sugirió que sería oportuno realizar algunos estudios de laboratorio para descartar alguna posible infección o algo más como cristales o algo distinto; luego de reflexionar y de ciertas miradas encontradas se accedió a realizar los estudios.

Si nunca han tenido que pasar por una experiencia así. Les anticipo que no es muy cómoda, sobre todo para los gatos. Las muestras debían ser tomadas de la yugular de la gata y de su vejiga para 4 estudios.

De todo esto sólo fue posible el examen sanguíneo pues la vejiga se encontraba prácticamente vacía y debimos esperar al otro día para realizarlo.

¿Tu gato bebe suficiente agua? Los resultados

El laboratorio fue muy eficiente y en la entrega de resultados y arrojó sobre todo un factor determinante para la toma de decisiones que seguiría.

La consistencia y concentración en la sangre de nuestra chata mostraba índices de deshidratación; que si bien no eran perceptibles de manera visual ante el microscopio era evidente que no tomaba la cantidad suficiente de agua.

gato tomando agua

Aquí vinieron los cuestionamientos médicos; al preguntar cuántos gatos teníamos y cuántos depósitos de agua había en casa, las respuestas nos dieron la razón del fuerte olor de la orina. Era obvio, no eran suficientes depósitos de agua.

Manos a la obra

Luego de escuchar a la veterinaria corrimos a la tienda de mascotas más próxima por una fuente y algunos platos para llenar de agua la casa para nuestras mascotas que como ustedes saben son cinco.

Actualmente todas están bebiendo de los platos puestos en los lugares estratégicos de la casa donde ellas se sienten cómodas. Además no corren el riesgo de ser tirados por accidente por alguno de nosotros o por visitas despistadas. 

¿Tu gato bebe suficiente agua? Conclusiones:

  • Los gatos son animales con una temperatura corporal más alta que la de un humano; y los requerimientos de agua que ellos tienen son distintos a los de nosotros, pues beben más líquido. Y bueno, ellos no obtienen líquidos suficientes de la comida pues no comen sopas, refrescos, verduras u otras fuentes de líquido.
  • Es necesario y obligatorio que exista por lo menos un depósito de agua extra al número de gatos que se tenga en casa; en nuestro caso 6 depósitos como mínimo, aunque nos obsesionamos y pusimos más.
  • Un gato, al ver que otro bebe o come de un plato, prefiere retirarse y esperar a que ese gato se vaya para acercarse. Esto provoca un tiempo de espera que no es sano para sus riñones y en lo general para el funcionamiento de sus órganos.
  • La alimentación alta en sodio puede contribuir a un problema en vías urinarias así que vigila lo que tus gatos comen. Recuerda que existen alimentos específicos para la edad y etapa de tu mascota, así que procura darles lo que requieren. No sólo son gatos, son tus compañeros de vida.

Consideraciones Finales

Finalmente hemos aprendido una valiosa lección, pues como siempre decimos, uno nunca deja de aprender. A pesar de haber criado gatos durante tanto tiempo jamás habíamos reparado en la utilidad de contar con un depósito de agua extra. Entonces ¿Tu gato bebe suficiente agua?

La recomendación como siempre es que si detectas algún signo distinto en tu gato lo tomes en serio (sin caer en los excesos por supuesto).

Los gatos no hablan para decir lo que sienten o lo que les duele. Suelen esconder sus síntomas por contar con un alto umbral del dolor. En algunos casos por orgullo o para no dejarse ver como vulnerables por el resto de la manada; en caso de que tengas varios en casa. Así que ya lo sabes, suficientes líquidos, atención a las señales y visitas regulares al veterinario pueden ahorrarte más de un dolor de cabeza.

Pues bien, hemos llegado al fin de este artículo; no sin antes agradecerles por sus grandes muestras cariño y recordándoles que nos pueden seguir en FacebookTwitter e Instagram

Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho cariño para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma. No olviden compartir el artículo con sus conocidos amantes de los gatos, nos ayudan mucho.

¡Saludos de parte del equipo de Ciudad Felina y de Las Niñas!

Suscríbete a nuestro Boletín

Mantenemos tu información privada y compartimos tus datos únicamente con los proveedores que hacen posible este servicio. Lee nuestra Política de Privacidad

Deja un comentario